26.01.2018

Crisis de refugiados rohingya en Bangladesh – Una entrevista con Loida Yax


Desde agosto 2017 más de 800,000 rohingyas han huido de la violencia en Myanmar y cruzado la frontera en búsqueda de refugio. AWO International interviene en esta crisis humanitaria entregando insumos personales y de construcción e implementando sistemas de saneamiento y abastecimiento de agua. Nuestra compañera Loida Yax visitó a los campos de refugiados en Cox’s Bazar, Bangladesh, y comparte sus impresiones – una entrevista.

Myanmar es un país de Asia limitando con China, Bangladesh e la India. Desde hace varias generaciones las y los rohingyas, un grupo étnico predominante musulmán, viven en Myanmar. Sin embargo, viven en condiciones inadecuadas debido a la discriminación sistemática. En el año 1982 fueron privados de su ciudadanía. El ejército de Myanmar inició en agosto 2017 una represión militar contra el grupo étnico, que hizo huir a más de 800,000 personas de violencia y persecución a Bangladesh. La Oficina Regional de AWO International para Asia del Sur en Katmandú, Nepal, apoya en colaboración con la organización Solidar Suisse a través de la coparte AGRAJATTRA a las y los rohingyas en los campos de refugiados entregando donaciones básicas de vestuario, aseo personal y materiales de construcción e implementando sistemas de saneamiento y bombas manuales para mejorar la situación sanitaria en los campos de refugiados.

Nuestra compañera Loida Yax, Oficial de Proyectos de Acción Humanitaria en la Oficina Regional para Centroamérica y México de AWO International, estuvo en diciembre 2017 en Bangladesh y comparte sus impresiones de la situación de las y los rohingyas.

Se ha escuchado mucho sobre la situación de las y los rohingyas en las noticias. ¿Podrías describir brevemente qué están afrontando en Myanmar y por qué están huyendo hacia Bangladesh?

La crisis humanitaria inició en agosto del año pasado. El gobierno de Myanmar tomó medidas represivas por ideologías basadas en la religión contra el grupo étnico denominado rohingya. El gobierno de Myanmar estableció mandatos para expulsar a este grupo étnico iniciando una ola de violencia, tales como homicidios ilegítimos, detenciones arbitrarias, violaciones y agresiones sexuales a mujeres y niñas y el incendio de aldeas enteras de las y los rohingyas. Las Naciones Unidas incluso calificaron el trato de Myanmar a las y los rohingyas como una “limpieza étnica”. Entonces la población rohingya tuvo que huir a Bangladesh, específicamente al territorio de Cox’s Bazar. Informes oficiales reportan que ya más de 800,000 personas han huido de Myanmar a Bangladesh desde el inicio de la crisis. Muchas y muchos de ellos han encontrado refugio en uno de los en total 24 campos de refugiados alrededor de Cox’s Bazar. Pero ahora los campos de refugiados han sobrepasado su capacidad, así que muchas refugiadas y muchos refugiados se tienen que quedar en el territorio alrededor de la frontera.

La mayoría de nosotras y nosotros nunca ha estado en un campo de refugiados. ¿Podrías describir brevemente cómo nos podemos imaginar un campo de refugiados?

Uno se puede visualizar a un campo de refugiados como un gran campamento con construcciones improvisadas. Los campos de refugiados se encuentran alejados de las poblaciones originarias de Bangladesh. En la construcción se utiliza tradicionalmente bambú para conformar la estructura de los hogares, que es cubierta por plástico. Dentro de casas provisionales, que consisten en lo general de dos espacios muy reducidos, viven familias de un promedio de ocho miembros. Igual que las construcciones también son improvisados los servicios: el abastecimiento de agua y el saneamiento. Las organizaciones internacionales, que intervienen en esta crisis humanitaria, han construido dentro de los campos de refugiados cierta infraestructura, como por ejemplo la implementación de bombas manuales de agua, clínicas móviles o centros de distribución, donde las personas pueden obtener dotaciones o realizar sus procesos de registro.

Después de haber estado por más de una semana dentro de los campos de refugiados has podido observar la situación en la que se encuentran las y los rohingyas de cerca. ¿En qué condiciones de vida vive en los campos de refugiados?

Las condiciones de vida dentro de los campos de refugiados son muy básicas. Uno de las dificultades principales es el tema del agua y el servicio de saneamiento e higiene debido a que el acceso es muy limitado o solamente hay acceso a agua contaminado, así que aumenta el riesgo de provocar un brote incontrolado de enfermedades diarreicas, como difteria y salmonela. Para afrontar esa problemática, varias organizaciones internacionales, entre ellas AWO International, perforaron los pozos e instalaron bombas manuales. Las bombas sacan el agua de una profundidad de más de 200 metros, de esta manera se puede garantizar que sea de la calidad de agua potable.

¿Cómo se han organizado las y los rohingyas dentro de los campos de refugiados?

Los campos de refugiados han sido distribuidos en bloques, entonces un campamento puede tener geográficamente hasta seis o siete bloques. Dentro de los bloques las refugiadas y los refugiados eligieron representantes. Las y los representantes están por ejemplo presentes durante la distribución de materiales para apoyar en la coordinación e identificación de las beneficiarias y los beneficiarios de las dotaciones, porque son ellas y ellos quienes conocen a las familias. Entonces las y los representantes electos fungen como el canal de comunicación entre los diferentes bloques y las autoridades y organizaciones internacionales.

Lamentablemente también hemos visto en otras crisis humanitarias de este índole que las personas huyen de la discriminación pero también tienen que afrontar cierta discriminación en los lugares a los que llegan. ¿Las y los rohingyas han encontrado las puertas abiertas por parte de Bangladesh?

Al inicio el gobierno de Bangladesh tenía la expectativa de poder apoyarlos brindando apoyo humanitario, pero después han sido sobrepasados por la magnitud. No se han imaginado que iba a haber una masiva llegada de la población rohingya. Ahora están aplicando medidas represivas, porque ya no pueden recibir a más personas – dentro de los campos de refugiados ya no hay espacios donde las familias de refugiados podrían construir sus casas provisionales. El gobierno de Bangladesh también está tratando de negociar con el gobierno de Myanmar para que el grupo étnico sea reconocido en Myanmar y puedan regresar a sus territorios. Pero hasta hoy en día continúa el rechazo por parte del gobierno de Myanmar hacia la población rohingya.

¿Estando en sitio, qué situación o momento te ha impactado especialmente?

La magnitud de la población que ha huido y que se encuentra en los campos de refugiados me impresionó mucho. Desde afuera uno no dimensiona la magnitud de la crisis. Pero una vez estando en el lugar, uno se da cuenta que se trata de una población muy grande, de la cual las condiciones de vida no son adecuadas para que una familia pueda vivir en condiciones dignas. En el campo de refugiados más grande viven hasta 70,000 personas.

Ya has mencionado que varias organizaciones internacionales están interviniendo en esta crisis humanitaria, así también AWO International. ¿Qué tipo de trabajo realiza AWO International en los campos de refugiados?

AWO International hizo una evaluación de la emergencia desde la Oficina Regional en Katmandú, Nepal, y tomó la decisión que pueda intervenir en el proceso de atención en cooperación con la organización Solidar Suisse durante la emergencia a través de la coparte AGRAJATTRA. Están entregando a las familias tanto insumos básicos para la construcción de su vivienda como también insumos personales. La mayoría de las refugiadas y los refugiados tenía que huir sin poder llevar a sus cosas personales. Las familias de refugiados reciben capacitaciones sobre la construcción de sus hogares provisionales según las normas establecidas para minimizar el riesgo ante un desastre. A parte de la entrega de los insumos, AWO International garantiza el acceso a agua potable y servicios sanitarios a través de la construcción de pozos.

¿Cómo funciona la coordinación entre las diferentes organizaciones internacionales antes la crisis humanitaria?

La coordinación entre las diferentes organizaciones internacionales funciona a través de “clusters” dentro del sistema de las Naciones Unidas, que se activan en el momento de una emergencia. Las organizaciones internacionales participan en los clusters según su experiencia. En este caso hay un cluster de protección, uno de salud, uno de WASH (agua, saneamiento y higiene) y uno de albergue. Aquí las organizaciones coordinan su intervención ante la crisis. AWO International participa mediante la coparte en el cluster de albergue y en el cluster de protección.

Aunque llega mucha ayuda para apoyar a la comunidad rohingya en esta crisis humanitaria, me imagino que aún se necesita más apoyo humanitario. ¿Qué se necesita todavía para atender a las refugiadas y los refugiados?

Aún existe una necesidad enorme de ayuda humanitaria para atender a la crisis de refugiados rohingya. Junto con nuestra organización coparte, el equipo de AWO International realiza un trabajo excepcional para alcanzar a la mayor cantidad posible de personas necesitadas. Con el proyecto logramos alcanzar a aproximadamente 1,000 hogares, es decir más de 5,000 habitantes. A mediano plazo, AWO International también está evaluando si puede intervenir desde el ámbito de la protección, porque básicamente se ve el riesgo de violaciones de los derechos de las niñas y los niños. Muchas y muchos podrían ser utilizados para el tráfico de personas o la prostitución, incluso dentro de los mismos campos de refugiados.

¿Después de haber observado las noticias locales sobre las negociaciones políticas, cómo ves el futuro de la población rohingya? ¿Van a poder regresar en un momento a su territorio?

Haciendo un análisis del contexto es muy complicado de valorar que pueden regresar a su país. Se visualiza que van a tener que quedar todavía por bastante tiempo en Bangladesh, donde hasta hoy en día todavía no se encuentran con las condiciones básicas. Entonces seguimos apoyando nosotros, las organizaciones internacionales, en mejorar el espacio en que viven, aunque solo sea provisional.

Entrevista: Victoria Baumann

Nuestra compañera Loida Yax acompañó al equipo de la Oficina Regional para Asia del Sur en su intervención humanitaria en los campos de refugiados en Bangladesh. (Foto: AWO International)

“Uno se puede visualizar a un campo de refugiados como un gran campamento con construcciones improvisadas”, dice Loida Yax. (Foto: AWO International)

La Oficina Regional de AWO International Asia del Sur apoya a través de coparte AGRAJATTRA a la población rohingya en los campos de refugiados. (Foto: AWO International)

Se les entrega a la población rohingya ropa, artículos higiénicos e insumos básicos para la construcción de hogares provisionales. (Foto: AWO International)

“Las condiciones de vida dentro de los campos de refugiados son muy básicas”, comparte Loida Yax. (Foto: AWO International)