12.09.2017

En el set de cine: Producción de película migratoria “La Travesía”


“La Travesía” es el título del largometraje, que se produce por la Escuela de Cine Comunitario (ECC). La película trata de la migración en Centroamérica y México y relata las historias de vida de personas que están en el camino migratorio hacia los EEUU. Nuestras compañeras de la Oficina Regional para Centroamérica y México visitaron las y los cineastas en el set de cine – un reportaje.

Las paredes de un centro de formación en la comunidad Ciudadela del municipio Suchitoto en El Salvador lucen hoy diferente, se puede ver un gran mural con un tren. Se trata de “la bestía” – un tren de carga, que va del sur de México a la frontera estadounidense y simboliza para muchas y muchos migrantes “el sueño americano”. Numerosas personas se suben al tren diariamente y tratan de esta manera llegar a los EEUU, que es un viaje muy peligroso. Estamos en el set de cine de la película “La Travesía”. La producción de la película representa un hito en la historia de la Escuela de Cine Comunitario (ECC). 25 cineastas, 12 productores profesionales de cine, más que 200 actrices y actores y 1 cámara: En un periodo de cinco semanas el equipo estaba trabajando con una visión: la grabación de un largometraje, que cuenta las historias de migrantes en su ruta migratoria hacia los EEUU.

Historias de vidas reales forman la base del guion

Edith, Roberto y Hazel son tres personajes de la película, que se encuentran en un albergue durante su camino hacia los EEUU. Tienen diferentes historias personales: Hazel, por ejemplo, es transexual, Roberto perdió sus piernas en un accidente con el tren “la bestía” y está en silla de ruedas. Lo que tienen en común es la esperanza de vivir una vida mejor en el norte. El guion está basado en historias de vidas reales, que fueron investigadas anteriormente por las y los jóvenes, porque cada una y cada uno de ellas y ellos tiene una vecina o un vecino, una amiga o un amigo o una o un familiar, que han experimentado el camino hacia los EEUU. Cada año migran cientos de miles de Centroamérica a través de México al norte. En la mayoría de los casos se trata de hombres jóvenes, pero cada vez más mujeres se atreven de migrar. En el tránsito se ven expuestos a varios peligros: asaltos, extorsiones y secuestros caracterizan la vida migratoria. Mujeres se ven especialmente afectadas por la violencia sexual y el peligro de la trata de personas. “Esperamos que podamos aumentar la conciencia de las personas para los peligros de la migración. Es un tema que nos afecta a todas y todos, pero casi nadie conoce la realidad migratoria”, cuenta Pedro, él es uno de los jóvenes de Guatemala, que recibió una formación por parte de la ECC y al lado del director Noé Valladares asumió el cargo del Asistente de Dirección durante la producción del largometraje.

Experiencia de aprendizaje: Cineastas amplían su conocimiento de cine durante la grabación

Desde 2009 AWO International colabora con la escuela de cine comunitario. Partiendo del concepto de la comunicación participativa, ACISAM ofrece un programa de cursos en el que las y los jóvenes aprenden las bases teóricas y prácticas para la producción de películas, después de que las y los jóvenes grabaran sus cortometrajes, se atrevieron a dar el siguiente paso con la producción del largometraje, 25 jóvenes cineastas están involucrados en la grabación de la película al lado de un equipo profesional contribuyen en todas las tareas relevantes de la producción: el trabajo de cámara, la composición de la luz, el sonido y el maquillaje. También el set fue arreglado por las y los jóvenes. “Estaba muy impresionada cuando llegué al lugar de la grabación, lo que fue antes un centro de formación, se convirtió con la creatividad de las y los jóvenes en un albergue migratorio auténtico”, relata Cecilia Umul, Oficial de Proyectos en la Oficina Regional de AWO International.

Del teatro al cine: Emociones auténticos ante la cámara

Las actrices y los actores han sido seleccionados en varios castings, uno de ellos tuvo lugar en Chalatenango en el norte de El Salvador. A lo largo del día las actrices y los actores jóvenes del grupo de teatro local actuaron varias escenas: una reunión de varias y varios migrantes en un albergue mexicano, una llamada telefónica de un migrante con su madre, un asalto de una casa de migrantes por parte de una pandilla juvenil y la trata de mujeres migrantes jóvenes en el tránsito. El desafío: Las y los jóvenes tienen experiencia en el teatro, donde tienen que actuar con emociones muy expresivas para que también el público en la última fila de la sala pueda ver el sufrimiento, la alegría o el miedo de la actriz o del actor en el escenario. “Estoy en el teatro por siete años, por eso fue para mí un gran cambio actuar ante la cámara. En la grabación de una película nosotros – las actrices y los actores – tenemos que actuar de una manera mucho más natural”, cuenta Marlon, que desempeña dentro de la película migratoria el papel del Sergio, un miembro de un grupo de narcotraficantes.

También durante el casting se manifestó, que con el tema de la migración se trata de una temática que afecta a todas y todos los centroamericanos. Adriana, que tiene 15 años y forma parte del grupo de teatro, realizó junto con su hermano menor el camino hacia los EEUU para buscar allá a su madre. Pero en la ruta migratoria la policía mexicana les detuvo y fueron deportados a su país de origen – El Salvador. Es por ello, que cuando Adriana actúa el rol de una migrante, sus emociones parecen muy auténticas – se trata de lágrimas reales que bajan por su mejilla.

Mensaje positivo de la película: “En situaciones extremas la humanidad de las personas resalta”

Después de cinco semanas llenas de trabajo todas las escenas del largometraje están grabadas, ahora el equipo entra a la fase de la post-producción. El próximo año “La Travesía” debe ser presentada en festivales de cine a nivel nacional e internacional. “Creemos que la película va a atraer a muchas personas de todo el mundo a la sala de cine debido a que el tema de la migración no es un tema regional sino de interés global”, dice Karin Eder, Representante de la Oficina Regional.

A pesar de que el largometraje toca una temática difícil se debe transmitir un mensaje positivo a través de la película: “La idea es demostrar que en situaciones extremas la humanidad de las personas resalta, se encuentra la solidaridad y se dan situaciones de apoyo mutuo”, refiere Noé Valladares, director de la escuela de cine y director del largometraje.

El centro de formación se convirtió con la creatividad de las y los jóvenes cineastas en un albergue migratorio auténtico. (Foto: Milton Barahona)

Cineastas jóvenes y un grupo de productores profesionales de cine forman parte del equipo de producción del largometraje “La Travesía”. (Foto: Milton Barahona)

Por un periodo de cinco semanas el equipo estaba trabajando en la grabación del largometraje. (Foto: Milton Barahona)

Cámara, sonido, luz y maquillaje – las y los cineastas jóvenes asumen responsabilidad para todas las tareas de la grabación de la película migratoria. (Foto: Milton Barahona)