04.06.2018

Guatemala: Erupción del volcán de Fuego deja al menos 110 personas fallecidas


Una fuerte erupción del volcán de Fuego, que sucedió el domingo, 3 de junio 2018, deja en Guatemala según datos de la CONRED al menos 110 personas fallecidas, más de 12.000 personas tuvieron que ser evacuadas. AWO International brinda ayuda humanitaria en conjunto con sus organizaciones copartes para atender a las personas damnificadas.

Actualizado el día 15.06.2018

El volcán de Fuego inició su actividad a las 11 horas de la mañana del domingo, 3 de junio 2018, con explosiones que elevaron columnas de ceniza de hasta 10 mil metros sobre el nivel de mar que se dispersaron según la dirección del viento hasta 40 kilómetros de distancia. A las 15:30 horas sucedió una erupción masiva, que causó flujos de lava en barrancas. El deslave del material piroclástico afectó a varias comunidades en la cercanía del coloso, entre las más afectadas se encuentran las comunidades El Rodeo, La Trinidad y San Miguel Los Lotes. Se trata de la erupción del volcán de Fuego más fuerte registrada en los últimos años.

La CONRED (Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Guatemala) informa que la erupción deja al menos 110 personas fallecidas y 57 personas heridas. Más de 12,000 personas tuvieron que ser evacuadas, más de 3,500 personas se encuentran en albergues. Además, están al menos 200 personas todavía desaparecidas. “Tememos que la magnitud del catástrofe todavía es mucho más grave que de lo que revelan las cifras oficiales. Las personas damnificadas necesitan ahora una atención psicosocial, ya que la mayoría de ellas y ellos ha perdido todo”, dice Karin Eder, Representante de la Oficina Regional para Centroamérica y México de AWO International. En total más de 1,7 millones de personas fueron afectadas por la erupción del coloso.

“El día de hoy visitamos el albergue Escuela Tipo Federación en Escuintla, donde están albergadas aproximadamente 750 personas”, informa Karin Eder. “Lo que reportan las personas que vivieron en las comunidades más afectadas por la erupción es terrible. La comunidad San Miguel Los Lotes es inhabitable, el gobierno declaró a la comunidad un cementerio. Muchas familias documentan pérdidas de familiares. Psicólogas y psicólogos de nuestra organización coparte ECAP están en sitio para atender a las víctimas con apoyo psicosocial.”

“El Fuego envolvió a nuestra familia.”

Lauriano Davila vivía con su familia en la comunidad San Miguel Los Lotes, que está completamente destruida por la erupción del volcán de Fuego. “Nos va a costar un poco olvidar. Porque póngase que hoy estoy con mi familia, pero mañana ya no. El Fuego envolvió a nuestra familia, está duro, está durísimo”, dice Lauriano Davila. Perdió dos hijos y otros siete integrantes familiares por la erupción del coloso. Lauriano sobrevivió la tragedia porque se encontraba fuera de la comunidad por cuestiones laborales cuando sucedió la erupción del volcán. “Yo quería ir a ayudar a alguien pero según cuentan ni hubo tiempo para ayudar.”

“Ya vivíamos en El Rodeo cuando sucedió la erupción del volcán de Fuego en 1974, pero esta vez fue más fuerte.”

También Don Pedro Concoba (78 años) y María Candelaria Rodríguez (72 años) tuvieron que salir de su comunidad El Rodeo. “Venimos con lo que teníamos encima, todo huyendo”, cuenta Don Pedro. “Ya vivíamos en El Rodeo cuando sucedió la erupción del volcán de Fuego en 1974, pero no fue igual, esta vez fue más fuerte. Yo tenía en aquellos tiempos 12 años, también nos trajeron para acá. Aquí nos quedamos por cinco días. Pero ahora ni siquiera sabemos cuándo podemos regresar a nuestra comunidad”, informa Doña María.

La mayoría de las personas damnificadas no puede regresar a sus comunidades en este momento y están alojadas en albergues provisionales. La Oficina Regional de AWO International brinda en colaboración con las organizaciones copartes ayuda humanitaria a las víctimas de la tragedia.

Más de 3,500 personas están albergadas tras la tragedia del volcán de Fuego. (Foto: AWO International)

“La parte más difícil que vemos nosotros es de aquí a donde. En mi comunidad La Trinidad siempre existe el riesgo que a cualquier rato vuelva a pasar”, cuenta Antonio Montejo, sobreviviente de la tragedia. (Foto: AWO International)

Karin Eder, Representante de la Oficina Regional, en una entrevista con Lauriano Davila en el albergue Escuela Tipo Federación. (Foto: AWO International)

“Ya vivíamos en El Rodeo cuando sucedió la erupción del volcán de Fuego en 1974, pero esta vez fue más fuerte”, dice Doña María de la comunidad El Rodeo. (Foto: AWO International)