02.08.2017

“¡Queremos impacto en las vidas de la población migrante, no en un documento!”


Del 28 de junio al 1 de julio 2017 tuvo lugar el Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo (FMMD) en Berlín. Karin Eder, Representante de la Oficina Regional en Guatemala, y siete participantes de nuestras organizaciones copartes en Centroamérica, México y Asia representaron a AWO International en este espacio. Berenice Valdez Rivera de la coparte IMUMI fue la co-presidenta de los días de sociedad civil (CSD). Ahora está de regreso en México y le pedimos que comparta sus impresiones sobre el foro mundial y la problemática migratoria en Centroamérica en México. 

Recientemente regresaste del Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo. ¿Qué importancia tiene este foro a nivel internacional y regional? 

El FFMD es el único espacio a nivel global que convoca a la sociedad civil de diferentes regiones del mundo y por otro lado a gobiernos para exponer aspectos específicos de la migración. En este marco se pueden generar sinergias entre las y los diferentes actores, como en este año fue el caso del bloque latinoamericano, que se logró articular a partir de la necesidad de presentar una postura regional en torno al Pacto Global que fue discutido este año en el foro mundial.

Negociaciones a nivel internacional resultan ser siempre muy complejas debido a la mezcla de muchos intereses diferentes – los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil. ¿Cuáles son las demandas principales que presentó la sociedad civil? ¿Sientes que han sido escuchadas? 

Wies Maas, la chair de los días de sociedad civil, presentó al final del evento un resumen de las diez principales recomendaciones de la sociedad civil. Sin embargo, no creo que el espacio facilitó un diálogo o escucha de los gobiernos o iniciativa privada con la sociedad civil. La intención de los gobiernos fue dejar claro sus posturas y orientar lo que para ellos debería ser el actuar de la sociedad civil desde una postura corresponsable, claro desde lo que sociedad civil debería hacer con recursos propios y sin reconocer los impactos de las políticas gubernamentales actuales en millones de personas. Por ello fue tan importante que logramos la participación de actores con mensajes contundentes de la población directamente afectada: desde las madres en la búsqueda de sus familiares migrantes que han desaparecido, desde las y los defensores que arriesgan su seguridad o incluso la vida por apoyar a migrantes y de las y los migrantes que exigen dignidad y movilidad humana. 

Reflexionando sobre el foro mundial después de estar de regreso en México, ¿Qué conclusiones puedes sacar del foro global? 

Los resultados los podría resumir en el proceso de aprendizaje y en la fuerza que logramos cuando nos unimos, como en la integración del bloque latinoamericano. Pero en el futuro tenemos que unirnos todavía más y hacer sinergia desde los diferentes saberes y regiones, movernos desde la indignación y experiencia organizativa más que desde el expertise técnico con poca noción o desde la indiferencia de lo que pueblos enteros padecen por las discriminaciones, exclusiones y restricciones en la movilidad. Queremos impacto en las vidas de la población migrante, no en un documento. 

Paralelamente al foro mundial tuvieron lugar los días de sociedad civil. Por la primera vez dos mujeres asumieron el cargo de la presidencia de estos días, tú has sido una de ellas – la co-chair, es decir la vice-presidenta. El tema de género también juega un rol importante en la temática migratoria. ¿Podrías compartir qué importancia tiene que este cargo fue ocupado por primera vez por dos mujeres? 

Fue simbólico para la igualdad de género que por primera vez fuimos dos mujeres quienes asumimos la presidencia y vice-presidencia de los días de sociedad civil, porque quienes trabajamos con la población en movilidad somos más mujeres que hombres, y en el mundo hay igual porcentaje de mujeres y de hombres migrantes. Sin embargo, es difícil eliminar estereotipos y lograr que seamos mujeres las que ocupemos espacios de decisión o de representación, pero las mujeres si somos actores de cambio en la migración. 

El tema de la migración es una problemática grave en la región latinoamericana y sobre todo en Centroamérica y México. ¿Podrías describir brevemente la realidad migratoria en esta región? 

En muchos de los países de la región tenemos “estados fallidos” o “narcoestados”, que están caracterizados por sistemas de impunidad y corrupción, machismo y patriarcalismo, abuso de poder y servilismo ante Estados del norte global con una lógica de globalización comercial. Muchas personas migran por la pobreza, trabajan en los países de destino por un salario muy bajo para la sobrevivencia en la marginalidad. Se persigue a migrantes sin documentos migratorios, pero por las mismas fronteras cruzan armas que venden países del norte global – armas con las que el crimen organizado opera en nuestra región. Las crisis humanitarias en la movilidad son generadas por los gobiernos, y está en sus manos reorientarla y asumir responsabilidad no sólo con sus connacionales, sino con la humanidad y con el planeta. 

¿Cómo aborda la organización IMUMI el tema de la migración en México?

Desde IMUMI trabajamos en la defensa y promoción de los derechos humanos de las mujeres en la migración y sus familias, en la región de Centroamérica, México y Estados Unidos, por lo que trabajamos en los diferentes momentos de la movilidad desde el origen, tránsito, destino y retorno. Contamos con una clínica jurídica binacional que atiende casos como por ejemplo para la reunificación familiar. Además nos dedicamos a la incidencia política a nivel nacional e internacional para contribuir en la generación de un marco jurídico o políticas públicas para el acceso a derechos de la población migrante como por ejemplo el derecho a la educación o identidad. 

Antes del foro mundial la delegación latinoamericana de AWO International entró en Berlín en un intercambio con las organizaciones copartes participantes de Asia sobre las experiencias en el tema de migración. ¿Qué son las diferencias entre las realidades migratorias de las dos regiones y que pudiste aprender de la situación en Asia? 

Aprendí que tenemos muchas más similitudes de las que me imaginaba, muchas veces no se ven todas las realidades migratorias de Asia, porque generalmente se monopoliza el tema en lo relativo a la migración laboral y las diásporas. La región de Asia tiene un gran camino recorrido en procesos organizativos en incidencia política, del cual podemos aprender. Me impresionó la poca presencia de mujeres por parte de la sociedad civil asiática en el foro mundial, creo que en el enfoque de género podemos compartir aprendizajes desde la región latinoamericana con ellas y ellos. 

Parte del programa con AWO International en Berlín fue conocer a un refugio y una oficina de asesoramiento para refugiados reconocidos por el Estado. ¿Te puedes llevar unas ideas en cuanto al abordaje de la temática migratoria de Alemania a México y en caso positivo, cuáles son? 

La experiencia fue muy buena poder acudir al centro de apoyo a refugiados y conocer el marco legal. Las diferencias entre México y Alemania son abismales, desde el marco legal es mucho más progresista en Alemania y hay una aplicación de programa de integración con fondos del Estado muy completa. Me quedé con las ganas de ver el proceso de integración con migrantes de larga estancia. 

Regresando al Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo: El foro global es uno de muchos pasos en el camino hacia el Pacto Global para una Migración Regular, Segura y Ordenada, que debe ser aprobado en el año 2018. ¿Qué es lo que se quiere lograr con este acuerdo? 

El acuerdo se adoptará en el marco de la Conferencia Intergubernamental que se sostendrá en la ONU en la 73ª sesión de la Asamblea General en septiembre del próximo año. Pero todavía no tenemos claridad de lo que los gobiernos entienden por un pacto en el marco de las Naciones Unidas para una Migración Regular, Segura y Ordenada. Desde la sociedad civil, sabemos que no queremos institucionalizar procesos gubernamentales con visiones de seguridad nacional ni que esto se convierta en un acuerdo de deportación segura y ordenada. Queremos que el Pacto Global sea en el marco del sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas y que se atiendan las causas que generan la migración forzada. Tenemos el objetivo que podamos elegir nuestro derecho a migrar y nuestro derecho a no migrar en condiciones dignas. 

En diciembre del próximo año tendrá lugar el siguiente Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo en Marueccos. Siendo una defensora de los derechos humanos esperamos verte allá otra vez. ¿Qué esperas que se ha logrado hasta esta fecha en el tema de migración? 

Desde la sociedad civil, espero que logremos generar diálogos y acciones que mejoren las condiciones y la vida de la población migrante y sus familias. Para esas fechas el Pacto Global estará aprobado y esperamos tener una primera evaluación positiva de los procesos y los alcances. 

¡Berenice, muchas gracias por la entrevista!

Entrevista: Victoria Baumann

Berenice Valdez Rivera de la coparte IMUMI asumió el cargo de la co-presidencia de los días de sociedad civil en el marco del Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo en Berlín. (Foto: Manuel Frauendorf / ICMC)

Los días de sociedad civil empezaron con un evento enfrente de la Puerta de Brandenburgo en Berlín. En este espacio también participaron las copartes de AWO International, aquí se ve a Edgardo Chevez (izquierda) de la organización OCDIH en Honduras. (Foto: Manuel Frauendorf / ICMC)

La sociedad civil da una voz a la población migrante en el FFMD, aquí representa a las madres y los padres en búsqueda de sus familiares migrantes desaparecidas y desaparecidos. (Marleny Montenegro de nuestra organización coparte ECAP se ve en la izquierda). (Foto: Manuel Frauendorf / ICMC)

“Gobiernos generan migrantes sin documentos” – Una de muchas acusaciones desde la sociedad civil contra los gobiernos. (Foto: Manuel Frauendorf / ICMC)