12.02.2016

Terremoto de 1976: 40 años del peor desastre en Guatemala


El 4 de febrero de 1976 a las 3:01 AM, Guatemala fue golpeada por un terremoto de magnitud 7.5 con una duración de cerca de 40 segundos. Este evento sísmico dejó como resultado 23,000 muertos, 76,000 heridos, y alrededor de 1.2 millones de personas sin hogar debido a la destrucción total o parcial de más de 258,000 viviendas. Después del conflicto armado interno, este es el evento que más pérdida de vidas ha causado, pero el que más destrucción ha producido en el país. Este desastre forzó la creación del Comité Nacional de Emergencia, pues no había una institución responsable de responder a desastres.

El 4 de febrero de 2016, cuarenta años después, el sector humanitario en Guatemala comenzó su jornada con un simulacro de sismo a las 7:00 AM en las instalaciones de la Secretaría Ejecutiva de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (SE-CONRED). Al simulacro asistieron representantes de ministerios e instituciones gubernamentales que responden a emergencias, bomberos y Cruz Roja, y el Equipo Humanitario de País (EHP) formado por ONG y el sistema de Naciones Unidas. El simulacro sirvió para probar la funcionalidad y cumplimiento de los protocolos que los actores humanitarios deben seguir en caso que un terremoto afecte al país.

Luego del simulacro, se realizó un Panel-foro, moderado por Erwin Garzona, Oficial de Proyectos de Acción Humanitaria de AWO International. Los expositores del panel fueron: a) Alberto Herrera de la Dirección de Gestión Integral del Riesgo de SE-CONRED, quien presentó los marcos de política internacional y nacional para la reducción de riesgos de desastres; b) Gabriela Villagrán de la Dirección de Mitigación de la SE-CONRED, quien explicó las normas para reducción de desastres en construcciones existentes y nuevas; c) Julio Martínez del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), quien analizó la planificación para la recuperación de desastres, y la recuperación temprana; y d) Jorge Girón profesor e investigador del Instituto de Investigaciones de Ingeniería de la Universidad Mariano Gálvez (UMG), quien explicó los avances de las investigaciones sobre riesgo sísmico coordinadas entre la UMG y SE-CONRED, incluyendo la elaboración de mejores mapas de riesgo sísmico y el desarrollo de una aplicación para teléfonos móviles que permite al usuario reportar un sismo y sus efectos para registrarlo en una base de datos y un mapa nacional. Al concluir el foro, Erwin Garzona dijo que los panelistas habían respondido a las preguntas ¿qué ha cambiado? y ¿qué hemos aprendido? luego de 40 años del terremoto de 1976. Y que la pregunta ¿qué esperamos de la población? tiene una sola simple pero compleja respuesta: Que estén preparados para saber cómo actuar en caso de un terremoto.