Las y los jóvenes hacen política local

En el debate público en El Salvador no se escucha a las y los jóvenes, sus necesidades apenas se tienen en cuenta y se les estigmatiza con frecuencia como miembros de bandas criminales juveniles. Nuestra organización coparte ACISAM fortalece los derechos de las y los jóvenes y de las organizaciones juveniles, fomenta el diálogo entre generaciones y pone en marcha medidas para la prevención de la violencia.

Durante más de diez años, el movimiento de izquierdas guerrillero FMLN luchó contra el régimen militar. Paramilitares de derechas mataron a miles de supuestos simpatizantes del FMLN. En 1992 se firmó un tratado de paz y la guerra civil terminó. Desde entonces, El Salvador es una democracia, desde hace ocho años gobernada por el FMLN.

Pero en 25 años no se pudieron combatir las causas de la violencia: Décadas después de la finalización de la guerra civil, la violencia está casi al mismo nivel. Hoy no son los militares, sino las bandillas, las denominadas maras, las que aterrorizan el país. El número de jóvenes que es miembro de alguna de las bandas juveniles, se calcula que es de 30,000. Una cifra muy elevada – pero la mayoría de las y los jóvenes se ven afectados por la violencia de las maras.

Fortalecer a organizaciones y redes juveniles

Nuestra coparte ACISAM (Asociación de Capacitación e Investigación para la Salud Mental) se fundó en 1986 – también como respuesta a la guerra civil. Su trabajo se centra en la asistencia psicosocial de las y los jóvenes y adultos, la educación y los medios de comunicación. Desde 2009, AWO International lleva a cabo un proyecto con ACISAM en los municipios de Suchitoto y El Paisnal, al norte de la capital San Salvador, que tienen tres campos de acción: Jóvenes en la crisis, jóvenes y sus derechos y jóvenes como sujetos sociales. La prioridad del proyecto es fortalecer a las y los representantes juveniles formados y a sus organizaciones y redes para así sensibilizar en el ámbito de la juventud. Las y los jóvenes formados como multiplicadoras y multiplicadores transmiten, a través de distintos canales, su conocimiento ya adquirido. Por ejemplo, hay organizaciones juveniles que han puesto en marcha su propio programa de radio o pequeños programas de televisión. Mediante la radio o la televisión, las organizaciones transmiten su conocimiento sobre cuestiones juveniles y sobre prevención de la violencia a jóvenes interesadas e interesados y a adultos.

Desde 2009, se han podido informar a 4,000 adolescentes y jóvenes sobre temas relevantes mediante estos canales así como mediante actividades culturales y deportivas. Se les informa sobre sus derechos y se refuerza su autoestima y su compromiso político. El objetivo es que la transmisión de conocimiento motive a las y los jóvenes a participar activamente en procesos de desarrollo en sus municipios, presentar a las autoridades responsables sus peticiones para las agendas locales y conseguir que se cumplan sus demandas. El trabajo de incidencia política con un objetivo concreto tiene que conllevar a que las autoridades en los municipios se responsabilicen a la hora de poner en marcha medidas relacionadas con la prevención de la violencia y con las cuestiones juveniles. De esta manera, las organizaciones juveniles ya han podido registrar los primeros éxitos: Sensibilizadas por formaciones en cuestiones medioambientales, se han comprometido con el ayuntamiento a que se retire una montaña de basura cerca de un edificio escolar.

“¡Aprendiendo a ser felices!”

La unión de organizaciones juveniles en redes permite una mejor base de negociación entre la población civil y las y los representantes del gobierno. Los intereses que tienen en común aportan valor añadido a las demandas, sobre todo en temas como la violencia y los embarazos de mujeres menores de edad. Por un lado, se fortalece de esta manera su participación a nivel municipal, por otro lado, se fomenta la democracia. Las y los jóvenes aprenden a formular sus ideas mediante una comunicación libre de violencia. De este modo, ayudan a desarrollar las estructuras sociales de sus municipios y asumen su propia felicidad – así, como lo pone en el logo de ACISAM: ¡“Aprendiendo a ser felices!“

 

 

 

Informaciones sobre el proyecto:

Nombre del proyecto:
Jóvenes hacen política local

Lugar/Región:
12 comunidades del municipio El Paisnal y 18 comunidades del municipio Suchitoto, El Salvador

Organización coparte:
Asociación de Capacitación e Investigación para la Salud Mental (ACISAM)

Grupo destinario:
900 jóvenes y dos multiplicadoras y multiplicadores de cada una de las 30 organizaciones juveniles

Actividades:
- Formación de jóvenes
- Fortalecimiento de las estructuras juveniles (organizaciones y redes juveniles)
- Incidencia política para la implementación de la política juvenil
- Actividades para el fortalecimiento de la juventud a nivel municipal

Duración del proyecto:
2016-2018

Presupuesto:
50,000.00 Euros p.a.

Donante: 
Ministerio Federal Alemán de Cooperación Económica y Desarrollo

 

 

Datos de contacto:

Asociación de Capacitación e Investigación para la Salud Mental (ACISAM)
Director: Raúl Duran

Dirección: Colonia Montebello, Avenida Montés Urales, Casa No. 10F, Mejicanos
San Salvador, El Salvador

Teléfono: +503 2274 8633
Correo electrónico: acisam.central [at] gmail.com
Facebook: Acisam 

Las organizaciones y redes juveniles organizan festivales de juventud, sus agendas no sólo abordan el trabajo político sino también actividades deportivas para las y los jóvenes. (Foto: ACISAM)
Mediante la radio las organizaciones transmiten su conocimiento sobre cuestiones juveniles y motivan a otras y otros jóvenes de jugar un rol activo en el desarrollo municipal. (Foto: AWO International)
Jóvenes presentan su trabajo durante eventos de sus organizaciones y redes juveniles: El abanico de las actividades abarca desde actividades de recreación hasta la incidencia política. (Foto: ACISAM)