Comunicación participativa: La escuela de cine comunitario

La comunicación es un derecho humano: La ECC forma a jóvenes en Centroamérica en el ámbito de la comunicación participativa. Para poder reflejar su realidad a través del medio cinematográfico, aprenden de todo, desde el uso de la cámara de cine hasta la puesta en marcha de su propia producción.

El entorno en el que crecen las niñas, los niños y jóvenes en Centroamérica, está marcado por la violencia: Violencia en la familia, violencia en la escuela, violencia en la calle. No hay lugares en los que puedan pasar su tiempo libre, se les estigmatiza con frecuencia como miembros de bandas juveniles criminales, sus necesidades casi no se toman en cuenta. La falta de perspectivas impulsa a muchas y muchos jóvenes a migrar, se van en búsqueda de una supuesta mejor vida en México o los EEUU.

Partiendo del concepto de comunicación participativa, nuestra coparte ACISAM ofrece en El Salvador desde 2010 un programa de cursos junto con la escuela de cine comunitario ECC ( Escuela de Cine Comunitario), en el que las y los jóvenes aprenden las bases teóricas y prácticas para la producción de películas. En sus películas reflejan las necesidades sociales del entorno donde viven y hacen públicos temas específicamente juveniles. Además, se trata de influir en los medios de la región, quienes de manera generalmente irreflexiva suelen mostrar a las y los jóvenes como un problema social y como delincuentes violentos.

Reflexión de la propia realidad

Las y los jóvenes estudian la herramienta técnica para retratar la realidad a través del medio cinematográfico: Todo, desde el uso de la cámara, la luz, el color, el tono hasta la puesta en marcha de la producción ¿Qué significa su origen para ellos? ¿Cómo ven su vida, su región, la gente de su entorno? ¿Dónde ven problemas y dónde soluciones? ¿Y qué tienen en común? Sus contribuciones muestran a sus comunidades, sus estrellas de cine son las personas de sus barrios: La señora, que prepara tortillas o el vecino, que siembra maíz.

"Las y los jóvenes se ocupan de su propio entorno – sus comunidades – y lo reflejan a través del medio cinematográfico. Así se conforma la figura del héroe del día a día y tanto las y los jóvenes como también las y los habitantes del pueblo ven su entorno desde un nuevo punto de vista", informa Noé Valladares, director de la escuela de vídeo.

La formación profesional se basa en el concepto de la comunicación participativa, dirigida a todos los grupos poblacionales y que incluye que los medios de todos se hagan para todos. Tiene que haber una comunicación de jóvenes para gente de su entorno, que son excluidos sistemáticamente de los medios públicos. Por ello, la presentación de las películas producidas por las y los jóvenes en sus comunidades forma parte del proyecto regional. El objetivo del proyecto es que se tengan en cuenta las perspectivas de las y los jóvenes en el discurso social y que puedan participar en el desarrollo de sus comunidades.

La película migratoria "La Travesía"

Desde el comienzo del proyecto, ECC ya ha producido 45 cortometrajes sobre temas importantes para la juventud, que están disponibles en su mayoría en su propio canal de Youtube. Y prueba de que el proyecto es exitoso, lo muestra el premio a la película "Obstáculos que impiden llegar a la meta" de Gustavo Antonio Molina (16) de El Salvador. Su película ganó el primer premio en el concurso de cine y fotos "Joven, tus decisiones cuentan en un mundo de 7 mil millones" convocado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Después de que las y los jóvenes grabaran sus cortometrajes, se atrevieron a dar el siguiente paso. Graban una película, que trata uno de los temas principales de la región: la migración. "La Travesía" se llamará la película y trata de migrantes de la región, las motivaciones que les llevó a emprender la ruta migratoria a través de México hacia los EEUU, y los desafíos a los que se exponen durante el peligroso viaje. De esta manera, la película no solo tiene que sensibilizar a las y los jóvenes participantes y a las actrices y a los actores en el tema migratorio, sino también a las copartes de AWO Internacional en la región de Centroamérica.

 

 

 

 

 

 

Informaciones sobre el proyecto:

Nombre del proyecto:
Comunicación participativa de cine comunitario (proyecto regional)

Lugar/Región:
El Salvador con participantes de Guatemala, Nicaragua, El Salvador y México

Organización coparte:
Escuela de Cine Comunitario (ECC) de la Asociación de Capacitación e Investigación para la Salud (ACISAM) 

Grupo destinario:
Jóvenes adultos de las comunidades Comalcalco (México), Ixcán (Guatemala), Carranza (Guatemala), San Raymundo (Guatemala), Suchitoto (El Salvador), Boaco (Nicaragua), Ciudad Sandino (Nicaragua)

Actividades:
- Fortalecimiento de jóvenes para poder tomar decisiones autónomamente a través del medio cinematográfico
- Mejoramiento de la expresión técnica y creativa de las y los jóvenes a través del medio cinematográfico
- Formación de jóvenes en el tema de migración
- Revalorización de identidades culturales a través de profundizar en los cortometrajes temas de las comunidades de las y los jóvenes 

Duración del proyecto:
2016-2018

Presupuesto:
50,000.00 Euros p.a.

Donante:
Ministerio Federal Alemán de Cooperación Económica y Desarrollo

 

 

Datos de contacto:

Asociación de capacitación e investigación para la salud mental (ACISAM)
Director: Raúl Duran

Dirección: Colonia Montebello, Avenida Montés Urales, Casa No. 10F, Mejicanos
San Salvador, El Salvador

Teléfonos: +503 2274 8633; +503 2274 8664
Correo electrónico: 
Facebook: Ecc Escuela de Cine Comunitario Acisam

Concentración en el set cinematográfico: Las y los jóvenes aprenden de todo, desde el uso de la cámara de cine hasta la puesta en marcha de su propia producción. (Foto: ECC)
Las y los jóvenes presentan sus cortometrajes en sus comunidades y entran en un diálogo con las ciudadanas y los ciudadanos. (Foto: ECC).
Durante el casting para la película migratoria “La Travesía” actrices y actores jóvenes actúan una escena en un albergue migratorio. (Foto: AWO International)